Arizona ha tenido una idea para financiar el muro de Trump: cobrar $20 por el porno de Internet

Arizona ha tenido una idea para financiar el muro de Trump: cobrar $20 por el porno de Internet

Publicidad

Donald Trump no ha cejado en su empeño de construir un muro que divida físicamente la frontera entre México y Estados Unidos. La idea tiene numerosos problemas asociados. El principal: costaría mucho dinero. ¿Cuánto? En función de las estimaciones, el montante total podría ascender a los 25.000 millones de dólares. Sólo en mantenimiento anual, el muro podría devolver una factura de $750 millones.

¿Cómo pagarlo? Arizona ha tenido una idea: cobrando por el porno.

¿Qué ha pasado? Que un representante republicano ha logrado introducir en el Congreso estatal de Arizona una ley que cobraría a los internautas por consumir porno. La legislación está sujeta a debate y enmiendas, pero está ya está dentro de la cámara. Obligaría a los fabricantes a instalar sistemas que cortaran cualquier acceso a la pornografía a no ser que el usuario desembolsara $20 al estado de Arizona.

¿Y el muro? La parte (aún más) interesante viene ahora: la ley fantasea con la posibilidad de crear un fondo dedicado a la memoria de John McCain para utilizar el dinero recaudado en la construcción del muro. Así, la medida estrella de Donald Trump quedaría financiada... Con porno. Parcialmente. Por supuesto, que la ley haya sido introducida en la cámara no significa que esté aprobada. O que se vaya siquiera a aprobar.

Lucha anti-porno. Numerosos estados han introducido leyes similares, como recopila Motherboard. En muchas ocasiones han estado impulsadas por un extravagante personaje, Chris Severe, que saltó a la fama hace algunos años tras intentar casarse con su ordenador y denunciar a Apple por su adicción al porno. Con muy poca información (y muchos prejuicios), muchos congresistas republicanos aceptan desarrollarlas, apoyarlas e introducirlas.

La conversación. Todas mueren allí. Ninguna consigue erigirse como ley. Pero los proyectos generan ruido y conversación mediática, y logran plantear como algo plausible (que te cobren por acceder a un contenido concreto, una censura previa de carácter moral) lo que de otro modo sólo pasarían como ideas de carácter ridículo. En un país con gran peso del puritanismo, las barreras anti-porno se convierten en una posibilidad.

El caso de Arizona. El caso de Arizona, además, suma la cuestión del muro. El estado cuenta con centenares de kilómetros virtualmente vírgenes con México, y ha sido célebre en el pasado por figuras policiales y políticas de gran radicalidad anti-migratoria. Las complicaciones logísticas y económicas para levantarlo no han detenido a la Administración Trump en sus tentativas para construirlo. ¿Qué mejor que el porno para recaudar más?

Imagen: Rebecca Blackwell/AP

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio