Asfaltar el Amazonas y dar barra libre a la industria: los planes medioambientales de Bolsonaro

Asfaltar el Amazonas y dar barra libre a la industria: los planes medioambientales de Bolsonaro

Publicidad

De entre las muchas y muy peligrosas ideas que blande Jair Bolsonaro, flamante candidato a la presidencia de Brasil y máximo favorito para la segunda vuelta de las elecciones nacionales, hay unas que destacan por su carácter disruptivo: las medioambientales. Bolsonaro representa no ya un verso suelto en la lucha contra el cambio climático o la preservación del Amazonas, sino un activo opositor de las regulaciones o de cualquier protección a la naturaleza brasileña.

Algunas pistas de su programa medioambiental.

El Amazonas. Uno de sus principales caballos de batalla. En línea con el gobierno saliente de Tremer y en contraposición a las políticas del PT, Bolsonaro aspira a desregular el Amazonas. Ha planteado una autovía que permita acceder a sus recursos naturales de forma más sencilla y aspira a abrir la veda en espacios tradicionalmente protegidos. La industria maderera, minera y ganadera tienen interés en ganar espacio a la selva. Hasta ahora lo hacían frente a la ley.

Bolsonaro quiere cambiarla para que sea legal. No está solo: contará con el apoyo de un numeroso grupo de diputados brasileños, los ruralistas, que siempre se ha mostrado a favor de abrir la mano en el Amazonas y permitir que la industria se adentre en sus riquezas.

Las agencias públicas. Al igual que Donald Trump, Bolsonaro ha anunciado el fin de la agencia medioambiental brasileña si alcanza la presidencia. Ibama dejaría de tener carácter ejecutivo o sancionador, y quedaría reducida a un papel marginal. Además, Bolsonaro ha anunciado el fin del Ministerio de Medio Ambiente (sus funciones quedarían en manos del Ministerio de Agricultura, afín, como es previsible, a los intereses del sector ganadero y agropecuario brasileño).

Los indígenas. Los planes de Bolsonaro implican modificar la legislación relativa a los grupos indígenas. Alrededor del 13% del territorio brasileño está reconocido constitucionalmente como territorio indígena, y se atiene a protecciones y leyes especiales. Como se indica aquí, sólo el 2% del terreno en manos nativas ha sido deforestado (un porcentaje menor al global). Bolsonaro quiere acabar con sus espacios protegidos y abrirlos a la explotación industrial y económica.

Lo ha manifestado, además, con una retórica preocupante. Bolsonaro es un reconocido admirador de la dictadura militar que reprimió con dureza a las poblaciones indígenas. Diversos portavoces nativos han expresado su consternación (y oposición) por su elección.

El Acuerdo de París. La guinda del pastel, aunque sólo tenga un carácter simbólico, es el Acuerdo de París. También siguiendo los pasos de Donald Trump, Bolsonaro quiere sacar a Brasil del pacto. A efectos prácticos no es demasiado relevante (París no es de obligado cumplimiento para las naciones), pero pondría otro clavo en el creciente ataúd... Del planeta. El informe más reciente del IPCC indica que la humanidad está lejos de cumplir sus objetivos paliando el calentamiento.

Sería un icono. Otro más.

¿Es preocupante? En función de tu posición sobre el medioambiente. Bolsonaro ha obtenido el apoyo de numerosas poblaciones rurales que ansían liberar espacio selvático para desarrollarlo y producirlo económicamente. El Amazonas ha perdido alrededor del 20% de su espacio vital en las últimas cuatro décadas, y el ritmo de deforestación ha aumentado: en agosto de 2018, por ejemplo, se taló tres veces más selva que en agosto de 2017. El bosque se pliega a la voluntad humana.

Si consideras que la conservación de uno de los pulmones y espacios naturales más singulares y valiosos de la Tierra, además de la lucha contra el cambio climático y la contaminación, es una prioridad mundial, entonces sí. Bolsonaro debería preocuparte.

Imagen: Silvia Izquierdo/AP

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio