Va a ser imposible competir con la Premier League con lo que sacan de los derechos televisivos

Va a ser imposible competir con la Premier League con lo que sacan de los derechos televisivos

Publicidad

En un abrir y cerrar de ojos, el Chelsea ha cuadrado la operación financiera más elevada de su historia: 80 millones de euros por la adquisición de un portero, Kepa Arrizabalaga, con apenas una temporada de experiencia en la máxima competición internacional. Sonríen las arcas del Athletic merced al excelente músculo económico que todos y cada uno de los clubes británicos muestran a cada verano. A las puertas de la nueva temporada, su poderío es hoy más fuerte que nunca.

Al menos en lo económico.

¿Por qué? Para entenderlo conviene mirar no sólo a la millonaria fortuna que salvaguarda al club londinense, sino al sistema de reparto de los derechos televisivos impuesto por la Premier League. Ningúna otra competición obtiene tanto dinero por la retransmisión de sus partidos: en febrero del año pasado alcanzaba un acuerdo de más de 5.000 millones de euros por el lote de derechos hasta 2019 (lo compró Sky Sports y BT). Fue una operación a la baja, ligeramente inferior a la de las temporadas previas, pero la Premier se guardaba un as en la manga: dos lotes sin vender.

Los compró la propia BT y, atención, Amazon (20 partidos por temporada a un precio no revelado). El volumen total de lo recaudado por la Premier es una incógnita, pero es elvadísimo.

La diferencia. Calculando a la baja, las retransmisiones entregarán a los clubes británicos alrededor de 1.600 millones de euros por año. Sumando otras variables, la Premier reparte unos 2.400 millones de euros por temporada (desgranado aquí). La Liga percibe 1.000 millones menos, pero la diferencia dramática estriba en cómo se reparte el dinero. Mientras los ingresos de los clubes españoles están hipotecados a la trayectoria reciente en la competición, la Premier asegura que la desigualdad entre sus equipos sea menor (equitativo en los derechos, variable en función de sus méritos).

El West Brom Albion, el peor pagado, percibe 109 millones de euros al año. El Alavés, el menos agraciado por la Liga en la temporada 2016/2017, se quedó en los 39 millones de euros. El West Brom sería el tercer equipo mejor pagado de la Liga.

El gasto. La Premier League cobra (mucho más) que la Liga, y reparte su dinero de forma más equitativa. ¿Resultado? Se puede permitir operaciones mayores. Los clubes ingleses [invirtieron](Haciendo una media de gasto por club en función de las Ligas más importantes, las cifras también son significativas: Los equipos de la Premier son los que dispusieron de más dinero (291 millones por equipo) más que doblando al resto: segunda es la Liga (131 de promedio), tercera la Serie A (124) seguida por la Bundesliga (114). La quinta, la Ligue 1 francesa, se queda en los 97 millones de media por club.) más de 290 millones de euros en fichaje durante la última década. Por cabeza. Cifras que duplican o triplican las gastadas por sus pares españoles (131 de media), italianos (124), alemanes (114), o franceses (97). Predominan.

Y pueden romper el mercado.

El quién. En las altas esferas es irrelevante: Barcelona, Madrid, Bayern, PSG o Juventus sí compiten con Manchester City, Manchester United o Liverpool. La clave estriba en la clase media: de entre los veinte clubes mundiales que más dinero han invertido en fichajes se cuelan equipos como el Stoke City, el Aston Villa o el Sunderland. Equipos que compiten por entrar en Europa y sus campeonatos domésticos, pero que no son punteros en competición continental. El equivalente a toparse con el Espanyol, el Betis o el Eibar en similares circunstancias.

¿Irá a más? La brecha puede crecer. Netflix y Amazon quieren entrar a lo grande en los derechos de la Premier a partir de ya, y su músculo financiero es abrumador. En parte, es un problema del resto de Europa: la Premier League es el producto más atractivo internacionalmente y el que más seguimiento cosecha. Pese a su lustro largo de empequeñecimiento, el Manchester United sigue siendo el club más valioso (el que más dinero genera) en todo el planeta.

El de la Premier, hoy por hoy, no es un éxito deportivo (ese corresponde a la Liga). Es un éxito de modelo y de economía. Los clubes más poderosos quieren apostar por un modelo similar al español (que acentúe las diferencias de ingresos por posición en la competición doméstica), algo que les permitiría hacer frente a la sabiduría deportiva de Real Madrid, Juventus, Barcelona o Bayern, aún predominantes. El dinero no compra títulos. Pero ciertamente ayuda a competirlos.

Imagen: Rui Vieira/AP

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio