Alejarse de las mujeres a toda costa: la nueva política de Wall Street a consecuencia del #MeToo

Alejarse de las mujeres a toda costa: la nueva política de Wall Street a consecuencia del #MeToo

Publicidad

Más de un año después de su génesis, el movimiento #MeToo ha logrado moldear la cultura de corporativa de un puñado de industrias. Para bien, como en la cinematográfica, y para mal, como en la financiera. Lo revela un artículo de Bloomberg: espantados ante los procesos de fiscalización pública, las denuncias y los escándalos sexuales, Wall Street ha optado por evitar a las mujeres. Por alejarse de ellas a toda costa.

La consigna. El reportaje se basa en numerosas fuentes públicas y anónimas. En él, se explica cómo las mujeres están quedando al margen de las tomas de decisión, de los espacios de socialización informales y de los procesos de selección. Los hombres no quieren correr "riesgos desconocidos", como afirma una fuente: evitan reuniones a solas con mujeres atractivas y jóvenes o priorizan otros perfiles a la hora de ampliar plantilla.

Es exactamente lo que dijo Mike Pence, el vicepresidente de EEUU, hace algunos meses.

El problema. La política (informal, por supuesto) redunda en una mayor discriminación a las mujeres. Labrar una carrera profesional en Wall Street implica desarrollar contactos personales, atender numerosos eventos sociales extralaborales y contar con el mecenazgo de figuras expertas que abran puertas y ejerzan de guías. Al quedar excluidas de numerosos círculos, las mujeres disfrutan de menos oportunidades.

Las cifras. Este último aspecto es clave. Promocionar en el ultracompetitivo universo financiero depende, en gran medida, del acceso a determinados círculos personales. #MeToo ha provocado que los hombres ejecutivos patrocinen las carreras boyantes de aún más hombres, en detrimento de otras mujeres. Sólo el 15% de los altos directivos de Wall Street son mujeres. Una discriminación informal hace imposible que ese porcentaje aumente.

Los motivos. Otros ejecutivos, como Ron Biscardi (Context Capital Partners), atribuyen el comportamiento a un clima paranoico: "Simplemente intenta no ser un imbécil. No es tan difícil". Pese a que las denuncias del movimiento #MeToo atacan comportamientos concretos (abusos y acosos fácilmente identificables), las reacciones en numerosos sectores sí están siendo defensivas. Para muchos hombres, el mejor modo de evitar problemas es evitando mujeres.

La historia. Wall Street no ha contado con escándalos comparables a los de otras industrias. El sector financiero, a nivel histórico, ha tendido a barrer los problemas debajo de la alfombra. El movimiento #MeToo funciona también como herramienta de defensa preventiva, cuando en origen buscaba no sólo denunciar los abusos sino abrir una reflexión sobre las relaciones de poder entre hombres y mujeres.

En Wall Street, al menos, el efecto está siendo el contrario.

Imagen: Mark Lennihan/AP

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio