El día que un paciente inconsciente con un tatuaje de "no revivir" provocó todo un dilema ético

El día que un paciente inconsciente con un tatuaje de "no revivir" provocó todo un dilema ético

Publicidad

Un hombre de aproximadamente 70 años fue llevado a la sala de urgencias de un hospital de Florida, quien llegó inconsciente con altos niveles de alcohol en la sangre. Una vez que el equipo del hospital se disponía a aplicar los tratamientos de rutina para su reanimación, se encuentran con una gran tatuaje en el pecho donde se leía "NO RESUCITAR", con el "no" subrayado y abajo lo que parecía ser su firma.

El personal de hospital se mostró confundido pero decidieron ignorar el tatuaje, y la aparente solicitud de DNR (Do Not Resuscitate), no sin antes notificar el departamento de ética del hospital, quien se tuvo que enfrentar a una situación inusual y un debate poco común.

La legalidad de un tatuaje

El informe ha sido recogido por el New England Journal of Medicine, donde se describe la situación y los detalles de esta extraña solicitud, la cual tuvo lugar en unos de los estados más estrictos en cuanto a las reglas del DNR, donde el debate se centró en la legalidad de la petición a través de un tatuaje.

El hombre tenía antecedentes de enfermedad pulmonar, diabetes y frecuencia cardíaca irregular, por lo que su condición era crítica cuando llegó a la sala de urgencias, por lo que al final decidieron actuar de inmediato. Mientras tanto, el departamento de ética trataba de contactar a algún familiar o amigo del paciente, además de rascar en los detalles legales del asunto, ya que la ley no especifica nada acerca de tatuajes como medio válido para expresar voluntad.

El principal problema es que ya existía el antecedente de un tatuaje DNR en 2012, donde el paciente al final recobró el conocimiento y mencionó que no creía que nadie se tomará en serio el tatuaje. Esto hizo dudar y reflexionar por varias horas el equipo de ética, esto mientras en urgencias mantenían vivo al paciente con antibióticos y reanimación con líquidos vía intravenosa.

No existe a día de hoy una ley que especifique que los tatuajes son un medio legal para expresar voluntad.

Después de algunas horas, el departamento legal y ético del hospital decidieron respetar el tatuaje bajo el argumento de que expresaba la voluntad del paciente de forma autentica, clara y concisa, esto aunque la ley no especifique los detalles acerca de los tatuajes como medio legal. Ante esto, el equipo de terapia intensiva tuvo que redactar un DNR que amparara la situación del paciente, quien murió más tarde esa misma noche al no haber sido sometido a ningún tipo de reanimación de emergencia.

De acuerdo al informe del hospital, su departamento de trabajo social encontró, antes del fallecimiento, el documento DNR extrahospitalario avalado por el Departamento de Salud de Florida, el cual coincidía con la petición del tatuaje.

DNR como una petición expedita y muchas veces ignorada

Al menos en Estados Unidos, los DNR son documentos formales y notariados, los cuales deben ser presentados a las instituciones de salud, así como a los médicos y familiares. En ellos se expresa de forma clara y sin la necesidad de explicaciones que la persona rechaza cualquier tipo de intervención de terapia intensiva, como RCP, descargas eléctricas, intubación y cualquier otro método invasivo que signifique estar conectado a una máquina.

Emi Integrated Systems Medical Industry

Lo complicado de esto, es que a pesar de la existencia de DNR muchos hospitales dan voz y voto a los familiares acerca de esta decisión cuando el paciente ya no puede elegir. Esto ha llevado, como en este caso, a medidas extremas como lo es el tatuaje, el cual es un medio poco común pero al final es directo y trasmite el deseo de la persona, aun cuando ya no está en condiciones de elegir.

A pesar de que el DNR no es respetado del todo en algunas regiones de Estados Unidos, sobre todo cuando hay familiares en la ecuación, la solicitud de no ser resucitado en terapia intensiva es más común de lo que se cree.

En EE.UU. el 80% de los inscritos al programa estatal de asistencia sanitaria han firmado para evitar la hospitalización y cuidados intensivos.

En Estados Unidos el 80% de los inscritos al programa estatal de asistencia sanitaria han firmado para evitar la hospitalización y cuidados intensivos durante la fase terminal de una enfermedad. Lo sorprendente de esto, es que durante una encuesta en 2014 se dio a conocer que el 88% de los médicos en Estados Unidos han firmado un documento DNR, ya que ellos afirman que las medidas y los tratamientos que se dan a los pacientes en etapa terminal son invasivas, dolorosas y muy costosas.

En el caso de este paciente de Florida se está sentando un precedente al considerar que si un paciente se tomó la molestia de hacerse un tatuaje para expresar su voluntad, entonces se trata de un deseo fuerte y claro. Por otro lado, esto también demuestra lo difícil que es para los pacientes expresar sus deseos ante su posible muerte, y que tan a menudo dichos deseos se pasan por alto cuando el sistema desea tener el control bajo el argumento de no dejar morir a nadie. Sin duda un tema muy complejo y que no terminara aquí.

En Magnet | Eutanasia: ¿dónde se puede elegir morir en Europa?

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio