Las ayudas directas al alquiler no solucionarán nada: es dinero en mano para el casero

Las ayudas directas al alquiler no solucionarán nada: es dinero en mano para el casero

Publicidad

Si estás de alquiler lo sabes perfectamente, la oferta está cada día peor. Por eso mucha gente ha agradecido al Gobierno que haya lanzado su nuevo Plan de Vivienda para 2018-2021. Resumiendo mucho, tanto jóvenes como mayores podrán optar a partir de ahora a unas ayudas al alquiler de hasta el 50% de la renta para viviendas que cuesten 900 euros al mes en Madrid y Barcelona y hasta 600 en el resto de España. Todas las condiciones aquí.

No son unas ayudas tan cuantiosas. La situación ha cambiado mucho y hay comunidades autónomas donde ya hemos recuperado precios de alquiler equivalentes al momento álgido de la última burbuja. Y mientras en Madrid un piso de 60 metros cuadrados dentro de la M30 cuesta de media 950 euros, los salarios son todavía peores que los de 2007, cuando ser mileurista era un drama (hoy todo un milagro).

Pero no está todo el mundo contento: de hecho muchos economistas y analistas están alertando que la medida propuesta por el Gobierno lo que hará es inflar aún más los precios. Las ayudas, nos dicen, se convierten en poco más que un subsidio a propietarios. Hay quien dice que, más que una medida para los trabajadores precarios (y un guiño electoral del PP a este grupo), se trata más bien de una ayuda a la clase rentista (el votante con más de una y dos casas).

¿Y cómo puede ser esto? Porque como explican Fack, Gibbons & Manning o Kangasharju, que han analizado el efecto de estas políticas en Francia y Gran Bretaña, la medida hace que los propietarios absorban entre el 60 y el 78% de la ayuda.

Y si no te valen estudios, ahí va una experiencia de primera mano: cuando un amigo mío accedió una ayuda similar de la Comunidad de Madrid hace seis años, de 200 euros al mes, el casero le dijo que le subía la renta en otros 100 euros, haciéndole ver que aun así estaba ahorrándose un pico en el alquiler mensual. Si el piso le costaba 500 euros al mes, se lo ponía en 600 y mi amigo pagaba 400… ¡Pero el casero se llevaba 600!

¿Y qué soluciones alternativas se proponen? Tope de precios por metro cuadrado, agilización de los desahucios… Sobre todas ellas destacan dos, la primera, penalizaciones a las viviendas vacías (somos el país con más viviendas vacías de Europa) y otra aún más ambiciosa, un parque de vivienda pública. A día de hoy en España éstas son prácticamente inexistentes, en torno a un 1,1%, lo que convierte este servicio en el "más endeble de Europa" y nos deja muy por detrás de otros países como Holanda (32%), Austria (23%), Reino Unido (18%) o Francia (17%).

¿Y por qué no hay vivienda pública? Es una anomalía que se entiende mejor con la otra característica española: aquí el 84% de la gente se mete a pisos en propiedad. En el resto de Europa (o al menos la Europa en la que nos queremos mirar) no es para nada así: Bélgica tiene un 71%, Reino Unido un 70%, Francia un 62% y Alemania un 53%. A menor porcentaje de casas en propiedad en una región, más parqué de alquiler y más competitividad de precios entre esas viviendas.

Por qué el alquiler es el futuro: todo esto va a ser un problema muy real porque la inestabilidad laboral española hace que las nuevas generaciones se planteen muchísimo menos meterse a una hipoteca (también porque algo hemos aprendido) y estamos dejando a los jóvenes a merced de los rentistas que, además, lo tienen más fácil que hace unos años para seguir incrementando los precios sin límite gracias a las últimas reformas legales de alquiler.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio