¿Por qué domesticamos al perro? Para los humanos de hace 14.000 años fue una innovación tecnológica

¿Por qué domesticamos al perro? Para los humanos de hace 14.000 años fue una innovación tecnológica

Publicidad

¿Cuánto tiempo llevan los perros con nosotros? La arqueología sabe desde hace más de un siglo que su compañía ha sido continuada durante al menos los últimos 14.000 años. Pero los motivos de tan larga y prolífica relación jamás han estado del todo claros. ¿Cuánto hubo de casualidad en la suma de ambas especies y cuánto de interés instrumental por parte de los seres humanos? Un nuevo estudio arroja algo de luz.

Cazar, la clave. El trabajo, publicado por un grupo de investigadores de la Universidad de Copenhague y el University College, parte de los restos arqueológicos de Shubayqa 6, al norte de Jordania. La presencia de numerosos huesos de presas (como liebres) sugiere que los humanos utilizaron a los perros como innovación tecnológica: ayudaban a cazar más y mejor, e incluso a digerir previamente huesos de gran tamaño.

Por qué importa. En gran medida, porque acota los motivos de la domesticación. Los investigadores han hallado correlación entre la aparición de más huesos de liebre en Shubayqa y el surgimiento de más huesos de perro. Para los humanos, los perros suponían una mejora comparativa con los sistemas tradicionales de caza (redes, cestas) que tenían un alto índice de error, lo que incentivaba su domesticación a gran escala.

La Edad de Piedra. El estudio es sugerente por más motivos. Pese a que el desarrollo de la agricultura y de la ganadería sería posterior, Shubayqa estaba ocupado a lo largo de todo el año. ¿Cómo? Quizá por el rol de los perros: no sólo permitían acceder a más alimentos, sino también a materiales de fabricación (huesos) para cabañas o lechos. Los perros no iban y venían de forma casual: la relación era premeditada y estable.

El rol de Shubayqa. Hay otras razones para creerlo. Durante el verano pasado, otra investigación arqueológica en Shubayqa descubrió restos de migas de pan datados hace más de 14.000 años. Fue un hallazgo increíble: el origen del pan es aún incierto, pero se remontaba con certeza al desarrollo de la agricultura. Aquel descubrimiento matizaba el carácter sedentario de los pueblos de Oriente Medio durante el Paleolítico tardío.

Otras evidencias. Tales ideas se ven respaldadas por otros estudios previos. Se cree, por ejemplo, que la domesticación del perro estuvo motivada por el progresivo cambio del clima. El aumento de las temperaturas y de las precipitaciones tras la última glaciación motivó el surgimiento de grandes masas boscosas en las que el perro podía perseguir y cazar a presas ahora más esquivas. Su compañía también se explica como adaptación al medio.

Imagen: FieldSports/Flickr

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio