Quién fue Tiziana Cantone y qué deberíamos aprender de su historia para evitar que se repita

Quién fue Tiziana Cantone y qué deberíamos aprender de su historia para evitar que se repita

Publicidad

Ocurrió hace ya más de un año, pero el tuitero italiano Gianpi ha querido reabrir la herida que sufrió para siempre la familia de esta joven y que funciona como trágico símbolo de la realidad a la que pueden enfrentarse muchas mujeres en las redes sociales.

Tiziana era una napolitana treintañera corriente, rabiosamente atractiva y orgullosa de su aspecto, como puede verse en antiguos selfies resubidos a Internet. También había practicado sexo alguna vez, aunque de los encuentros sexuales hay uno que recordó hasta el fin de sus días. Una noche de verano de 2014 le practicó una felación a un joven. Al ver que apuntaba hacia ella con el Smartphone, ella contestó: “Stai facendo il video? Bravo!”, o traducido, “¿Estás grabando un video? ¡Bravo!”.

Cantone le pasó esta grabación sexual propia a un grupo reducido de amigos, incluido un exnovio al que, supuestamente, quería hacer sentir celoso. Éste traicionó ese pacto de confianza sagrada y empezó a hacer circular el video entre todos sus contactos logrando que se convirtiera en el mayor escándalo sexual de la historia reciente italiana.

Porque no estamos hablando de una broma que se moviese durante un par de días entre cientos de Whatsapps. Hablamos de grupos de gente coreando la consigna que ella pronunció en un momento de intimidad, canales de Youtube creados ex profeso para ridiculizarla. Por la calle podía verse a fiesteros con el mensaje estampado en su camiseta, tatuajes o carcasas de móviles con la cita.

Y todo esto sin entrar a comentar las miles de imágenes gráficas de contenido mucho más ofensivo y humillante que corrían y siguen corriendo en foros y redes sociales.

Snip 20170921175047

La chica hizo todo lo posible por dejar atrás el suceso, ganó incluso un recurso legal por el que se sentenció que tenía derecho al olvido. Consiguió que se borrara el video de la red, aunque como la chica había consentido hacer las grabaciones tuvo que pagar 20.000 euros de costas.

Pero la sociedad al completo no la olvidó. Independientemente de su nueva forma de vestir, cortes de pelo y mudanzas a distintas ciudades del país siempre había alguien que la reconocía por sus gestos, por su voz o por lo que fuese, impidiendo que se pudiese desvincular del acto de venganza pornográfica reconvertida en meme que habían ejercido las personas en las que ella confiaba.

Según la versión de la madre de la chica a los medios, Cantone estaba siendo obligada por su novio a grabar vídeos manteniendo relaciones sexuales fuera de la pareja porque le daba “placer ver a Tiziana con otros hombres". "En mi opinión los vídeos fueron publicados por su pareja para obligarla a estar con él”, explicó. Fuese correcta esta versión o la del intento de provocar celos, como también se barajaba, el resultado ha sido el mismo. El ex de Tiziana no ha sido acusado formalmente.

Como señalaron distintos defensores del feminismo y de los derechos sociales en la región mediterránea, la gente y los medios habían contribuido activamente a minar el honor y la salud de la joven. El foco no se puso de manera unívoca en la responsabilidad de los que habían traicionado su confianza y puesto al servicio de los demás un material muy sensible. No, todavía muchos optaron por criticar a la víctima.

Tiziana Cantone no vio salida a su situación. Consciente de que la humillación la perseguiría para siempre, decidió quitarse la vida en septiembre del año pasado. Se podría decir que la protagonista falló al no encontrar razones para vivir, que ella y su familia podían haber luchado por dejar atrás este borrón o aceptarlo como una parte amarga de su realidad. Saber que siempre habrá gente buena y comprensible que compense lo demás.

Dl A00804968 001

Pero la foto que tiene que quedar de esta historia es la de una sociedad que incluso después de ver cómo había contribuido colectivamente a que una joven se suicidase, seguía viendo válida la chanza. Que no se avergonzó en ningún momento de denigrar a alguien por el hecho de haber disfrutado de su sexualidad. Que el verdadero escándalo es contribuir a la lapidación colectiva de una persona sólo porque ese gesto sea tan aparentemente inofensivo como recompartir o comentar un video entre tus colegas de alguien que, como muchos piensan en el fondo, tiene lo que se merece por ingenua o por viciosa.

Palabras del escritor Roberto Saviano: "Tiziana no ha muerto por su ligereza o por algo que haya hecho sino porque en Italia con el sexo se tiene una relación increíblemente morbosa (...) La mujer que se divierte practicando sexo es una prostituta. El hombre es un héroe".

Donata Lenzi, la líder del Partido Demócrata de Italia, lanzó entonces una propuesta de ley contra el ciber-bullying y el porno de venganza llamada Cantone, en honor a la célebre víctima. Como expresaron los demócratas, esta muerte había sido terrible, pero el debate y la alarma suscitada por el caso podía servir para que otras jóvenes no sufriesen el mismo destino.

También hizo declaraciones sobre el tema el Primer Ministro italiano, Matteo Renzi. Dijo que "como parte del Gobierno no hay mucho que podamos hacer. Esta es, principalmente, una batalla cultural, social y política. Pero nuestro compromiso es tratar de hacer todo lo que podamos en ese aspecto porque la violencia contra las mujeres no es un fenómeno inextirpable".

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio