Esto es lo que pasa cuando alguien decide dejar en plena calle 15.000 monedas y tuitear el resultado en directo

Esto es lo que pasa cuando alguien decide dejar en plena calle 15.000 monedas y tuitear el resultado en directo

Publicidad

Los experimentos sociales son la mejor forma de conocer cómo reaccionaría una persona ante una situación inusual, una forma de poner a prueba las decisiones de cada persona para así entender la cultura y comportamiento de ciertas regiones del mundo.

En esta ocasión no se trata de un experimento planificado como tal, ya que todo surgió de imprevisto por mera curiosidad cuando una artista se hospedaba en un Airbnb. Lana Mesic terminó una exposición en Londres donde el tema principal era 'cómo se crea el valor', donde hizo una torre con 15.000 monedas de 2 libras peñiques.

El problema llegó cuando no encontró la manera de viajar con esos casi 110 kilogramos, por lo que decidió abandonarlas en plena calle para ver cómo reaccionaba la gente.

"Al ser humano le encanta ver cómo se comportan otros seres humanos"

El experimento contó con la complicidad de Jamahl McMurran, el dueño del apartamento, quien al final ayudó a desarrollar la idea de cómo deshacerse de esas monedas. Todo surgió cuando Lana charlaba con Jamahl en el balcón acerca de la exposición y el cómo haría para viajar a Holanda con 110 kilogramos de monedas.

La decisión a la que llegaron fue colocar todas las monedas a un costado del canal y esperar la reacción de la gente que a diario pasa por ahí. Además, estuvieron tuiteando todo, porque todos aman ver cómo se comportan los demás en situaciones poco probables.

El experimento duró poco más de tres horas y hubo reacciones realmente peculiares, como alguien que simuló ducharse con las monedas, uno puso su paraguas sobre ellas y le tomó una foto, otros pasaron y tomaron unas monedas, entre otros.

Así iniciaba el experimento durante la mañana.

Los primeros afortunados se tomaron fotos y jugaron con las monedas.

Alguien pasaba y tomaban algunas monedas.

Mientras que otro lo veían como el momento perfecto para convertirlo en arte tomando una foto de su paraguas sobre las monedas abandonadas.

Sí, había alguien que se "duchaba" con ellas.

Hasta que finalmente llegaron los que no lo podían creer y fueron por ayuda y bolsas para llevarse todo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio