Carnet por puntos para los dueños de animales: así funciona un ensayo del sistema de crédito social chino

Carnet por puntos para los dueños de animales: así funciona un ensayo del sistema de crédito social chino

Publicidad

Jinan, ciudad de la provincia de Shandong, implantó en 2016 a nivel local una norma muy similar a nuestro carnet por puntos para el coche. Partes de 12 puntos y si no limpias sus excrementos, le llevas con una correa de más de 1.5 metros o te pillan metiéndolo en el transporte público (entre otras cosas), irás perdiendo crédito. Si vas a refugios a cuidar de animales y eres buen dueño en general, puedes ganar viajes de avión gratis. Si te portas mal, puedes perder puntos, dinero y hasta a tu mascota.

El crédito social chino: como sabemos, el gigante asiático está preparando la implantación de su sistema de puntuación estatal ciudadano basado en datos y reconocimiento facial. De ahí que, en previsión del aterrizaje de este mecanismo en 2020, hasta 24 grupos están elaborando sus propios y variados sistemas pilotos. El de Jinan es uno de ellos. Otro, el “Honest Shangai”, es una app basada en datos gubernamentales por las que ciudadanos, empresarios y comerciantes pueden tanto ver su propia nota como votar la calidad ciudadana ajena.

¿Y qué tal está funcionando? Dos años después, las autoridades locales consideran su sistema de calificación de mascotas un éxito total. Se ha multado a 1.400 dueños, y 122 de ellos han perdido todos sus puntos, lo que llevó a que sus mascotas fuesen confiscadas. Los que no se molestasen en pagar la multa y pasar un test de normativa civil, han perdido a su perro para siempre. Según el Beijing Youth Daily, medio controlado por el Partido, las denuncias por mal comportamiento y ataques animales han caído en estos casi 20 meses un 65%.

¿Están los chinos contentos con su sistema? Dado el control estatal de los flujos de información, es difícil de saber. Es cierto que hay una amplia preocupación por las mordeduras de perros, ya que China es el segundo país con mayores índices de rabia. También lo es que muchos ciudadanos no ven la vigilancia de su Gobierno mayor a la que sufren otros países. He aquí un testimonio: "¿no es esto como lo que se hace en Estados Unidos, donde monitorean lo que hacen sus ciudadanos todo el tiempo? Siempre y cuando sea el gobierno chino y no la NASA la que se entrometa en mi vida personal todo estará bien”.

Las mascotas no son cosas: es una tendencia mundial. Por ejemplo, hace menos de un año que perros y gatos han ganado en España la consideración de "seres vivos dotados de sensibilidad". La realidad social es que muchos dueños de hoy aman más a sus animales que a familiares lejanos, y hay empresas estudiando si darles días de luto por la pérdida de estos seres queridos. Todo este replanteamiento jurídico y social de las mascotas está llevando a una mayor regularización. Más obligaciones y más derechos. En Alemania los perros pagan impuestos, Brujas tiene multitud de espacios ajardinados para mascotas y Barcelona cuenta con el primer parque acuático europeo para perros.

Quién sabe, tal vez en un futuro el carnet por puntos a mascotas también llegue a occidente.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio