David Simon no sabía la que le esperaba al anunciar una serie sobre la Guerra Civil. Y entonces llegó Twitter

David Simon no sabía la que le esperaba al anunciar una serie sobre la Guerra Civil. Y entonces llegó Twitter

Publicidad

¿Hay algo menos polémico que una ficción sobre la Guerra Civil? El mito supera desde hace eones al hecho ineludible de que son muy, muy pocas las producciones españolas que tratan sobre el episodio más traumático de la historia del país. De ahí que todos hayamos anticipado lo que ha terminado ocurriendo con el reciente anuncio de que David Simon, el creador de The Wire, está preparando una serie sobre el tema.

Varios usuarios de una y otra tendencia (así como lo que parecen diversos catedráticos en historia del siglo XX español) han salido a interpelar al creador acerca de los futuros resultados de una producción que aún no ha empezado a rodarse. A muchos conservadores ha llamado especialmente la atención de la participación del productor de Mediapro Jaume Roures, beligerante activista catalán que también ha financiado previamente obras como Los Lunes al Sol o Salvador (Puig Antich).

De ahí el convencimiento de muchos de que el trabajo final de Simon vaya a consistir en un panfleto político de izquierdas. De momento ha trascendido a los medios que A dry run seguirá la historia de los batallones estadounidenses Washington y Lincoln (ambas partes de las Brigadas Internacionales). El creador ha insistido en este hecho: será una narrativa que trate más del punto de vista extranjero que patrio.

“Soy de Baltimore, Maryland, y cuento las historias que me importan a mí. Si buscas a alguien con unas ideas políticas previas para la ejecución de una ideología o un propósito concreto en la España actual, no soy tu hombre. Contrata a otro”, dijo, “mi escaso vínculo con todo esto es mi escaso conocimiento acerca de mi primo segundo, Isadore Lebowitz, que se enroló en un barco lleno de lincolns en el 37 determinado para unirse a la lucha en España sólo para verse inmediatamente después expulsado del barco en Rotterdam y arrastrado de vuelta a Nueva York”.

De hecho, la cuenta de Twitter de Simon se ha convertido en las últimas 24 horas en todo un espectáculo. Primero ha luchado por defender su utilización del término holocausto para definir la magnitud de las víctimas directas en la guerra por parte del bando franquista. Después ha rebatido la idea de que alguien ajeno a un hecho cultural pueda escribir una historia sobre ese tema. "No eres español, no tienes derecho a hacer una película sobre la historia de España, yo no haría una película acerca de la Guerra Civil estadounidense ya que no soy norteamericano", a lo que el director responde "puedes contar una historia sobre lo que te de la gana. Intenta tener un punto de vista inteligente e intenta no hacerlo muy mal. Es lo único que importa".

También ha invitado a los nacionalistas españoles (por las críticas sobre la financiación de Roures) a que financien parte del presupuesto del proyecto, que aún sigue abierto a la entrada de capitales y, según ha dado a entender, tendrá bastantes fuentes conservadoras al margen de lo aportado por el empresario catalán.

Entre citas a historiadores como Hugh Thomas, Ian Gibsonse o Paul Preston se cuelan comentarios acerca de los bloqueos que está llevando a cabo. De hecho, hay comentarios en los que Simon parece bastante hastiado por el tema y opta por el sarcasmo flemático.

"No te sitúas de parte de ningún bando pero, sin embargo, hablas sobre el holocausto. ¿Cuántas personas murieron en España? ¿Cuántos de cada lado? ¿Mostrarás la quema de iglesias con sacerdotes en su interior? ¿Y la violación de monjas antes de la guerra?”, le comentan unos. “Hola @AoDespair, lo siento mucho. Los españoles no somos todos idiotas. Suerte con tu protecto, seguro que es estupendo”, comentan otros.

Todo apunta a que el director de The Deuce tiene más conocimientos de los que asevera acerca del conflicto. Hace cinco años EFE recogía cómo Simon ya pensaba en hacer este proyecto, aunque no lo llevaba a cabo por falta de financiación. Esta era su opinión por aquel entonces: “lo que ocurrió en el 36 en España fue una especie de ensayo para un debate político que todavía se está celebrando hoy en día en el mundo y creo que no está bien obviar la verdad aunque sea en aras de la unidad nacional“.

La obra está en un estadio aún muy temprano, con lo que no sabemos el aspecto que tendrán sus historias, pero sí podemos afirmar al menos una cosa: nos guste o no, la representación de la Guerra Civil sigue siendo un tema de fuerte interés para los españoles.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio