Españolazos: si amáis el Eurovisión de los 90, este año toca bancar a MOLDAVIA

Españolazos: si amáis el Eurovisión de los 90, este año toca bancar a MOLDAVIA

Publicidad

La España del sol y los toros. La España del flamenco pop. Del Eurovisión que propuso Beth subida a lo alto de la Sagrada Familia y en general de todos los años 90. Inolvidables fueron para muchos los estilismos latin lover de nuestros contendientes durante esa década, alcanzando su culmen artístico las Azúcar Moreno, su chorro de voz, aquella guitarra española en modo generic andalusian y las castañuelas que aderezaban el conjunto.

Si amaste todo eso, si sientes nostalgia de la época en la que exportamos con muchísimo gusto nuestro hecho diferencial, puedes estar de enhorabuena: alguien ha tomado el testigo y quiere mantener vivo todo aquel folclore que con tanto esfuerzo erigimos y que tantas sangrías nos ha hecho vender. Pero esta vez no será España, no, sino Moldavia.

Como probablemente no nos creerás en lo que estamos diciendo, a continuación te dejamos que escuches cómo suena la precandidata a representar al país balcánico.

Como lo oyes, Nicoleta Sava siente dentro de ella la esencia del sur, el ritmito sensual, el olé y el olá. Una propuesta que no sabemos a quién conmoverá más, si a la RAE, a los auténticos portadores de la esencia del sur o a los espectadores de la cita europea más chanante.

Como ya han lamentado diferentes usuarios, puede que la propuesta sea fresca y divertida, pero sólo porque la llevan ellos. Si la interpretáramos nosotros, la tradición del certamen dicta que quedaríamos decimooctavos por lo menos. Otros han querido encontrar una explicación a por qué parece que nuestros vecinos del este sienten tanta atracción por estos ritmos de paisajes calurosos: a -12 grados de temperatura que pone la televisión que están fuera del plató, todo son sueños de playas mediterráneas.

Aquí tienes la versión extendida:

Sava y su esencia se encuentran actualmente entre las 16 clasificadas para las semifinales del O melodie pentru Europa 2018, el concurso nacional para elegir a la tonada enviada al concurso y de la que se sabrá el resultado final el próximo 24 de febrero. De La esencia del sur sabemos que su música la ha compuesto Rafael Artesero, conocida figura entre los eurofans por haber compuesto muchas canciones para el concurso.

Por el momento, la favorita del público moldavo es una canción cantada en inglés y dolorosamente inane.

Por otra parte, y como ha señalado Vanity Fair, Europa, Estados Unidos y el mundo entero parece estar entrando en otra época de romance con la lengua de Cervantes. Los armenios también han encontrado en el folclore latino una buena propuesta de tema.

Alejandro Fuentes, chileno, concursa en el equivalente a OT de Noruega con Tengo otra, una reguetonada de tema cantado en español.

Rumanía también se apunta a la tendencia no con una, sino con dos canciones en el castellano estándar de británica que ya ha pasado mínimo cuatro veranos en las islas.

Pero como sabemos todos los que hayamos escuchado el tema moldavo, La esencia del sur es la única gran rival de esta tacada que merece llegar a la final. Y olé y olá.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio