Los realizadores de Juego de Tronos son tan pobres que tienen que hacer las capas con alfombras del IKEA

Los realizadores de Juego de Tronos son tan pobres que tienen que hacer las capas con alfombras del IKEA

Publicidad

Desde los seis millones con que arrancó en 2011, la séptima temporada de Juego de Tronos ha escalado hasta llegar a un coste por capítulo de diez millones. Innumerables localizaciones, un progresivo crecimiento de las escenas de combate y de los efectos especiales, los actores, que cada vez piden más dividendos… Los responsables de la serie de Poniente tienen que pelear con las expectativas de calidad del show más espectacular de la parrilla y un presupuesto que, como siempre lamentan, cuesta que alcance para recrear todo el universo de Canción de Hielo y Fuego.

Así que al parecer Juego de Tronos hace lo mismo que nosotros cuando queremos ahorrar algo de pasta: van a IKEA.

Como ha comentado en una charla Michele Clapton en el Museo Getty de Los Ángeles mientras explicaba los entresijos del trabajo del equipo de vestuario de la serie. Los trabajadores de esta sección, entre 80 y 100 empleados que trabajan incansablemente para corregir cada detalle de cada persona que aparece en pantalla en el show, tienen que conjugar muchos tipos de vestuarios distintos, desde la cálida Dorne a el glacial Muro, donde vive la Guardia de la Noche. Es sobre esa localización de la que estaban hablando cuando Clapton aseveró su llamativa afirmación: “las capas son en realidad alfombras de IKEA”.

Las alfombras se sometieron a un proceso de cortado, rasurado, teñido y envejecimiento para hacer que los materiales tengan el aspecto verosímil de algo que podrías encontrarte en el medievo fantástico de R. R. Martin. "Quiero que el público pueda prácticamente oler el vestuario con solo verlo. Aquí se ve cómo las capas están enceradas y con escarcha por encima, para que encajasen con el paisaje”, dijo Clapton . Puedes ver su intervención sobre este asunto en el 27:35.

De algún lado tenían que ahorrar lo que se les va en posproducción: según algunos cálculos de aficionados, la serie puede estar gastando 7.000 dólares en cada segundo de animación en CGI, lo que querría decir que por cada minuto en pantalla de dragones hay que comprar muchas alfombras de IKEA.

dfg

O dicho de otra manera: sí, Juego de Tronos tiene un presupuesto altísimo para una serie, pero no si pensamos en todo el valor de producción que hay metido, así que departamentos como el de vestuario o decorado saldrán habitualmente con ingenios como este para reducir costes.

Los animalistas no se alegrarán de saber que Juego de Tronos podría no usar materiales sintéticos para todas sus piezas, ya que IKEA vende algunas alfombras elaboradas de genuina piel de cordero y de vacuno. Si hubiesen optado por una alfombra TEJN sería 100% poliéster, pero en el caso de que fuese una LUDDE estaríamos hablando de una oveja.

Aunque desde aquí lamentamos profundamente que no hayan revelado para distinta alfombra de la empresa sueca usada para los ropajes de cada personaje, o que no se hayan animado a realizar videos tutoriales para seguir su proceso de creación y tener así cada uno de nosotros la posibilidad de hacernos un mantón como el de Samwell Tarly o Jon Nieve.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio