No te creerás (y haces bien) lo que dice Obama en este vídeo

No te creerás (y haces bien) lo que dice Obama en este vídeo

Publicidad

No creerás lo que pasó a continuación. Así ha promocionado Buzzfeed un video con el que ha conquistado las redes esta semana. ¿Qué hace Obama diciendo que Ben Carson está "hundido” o que Trump es un "completo y absoluto mierdas”? Por supuesto, no es el auténtico Obama, sino un Obama reconstruido sobre el armazón gestual de Jordan Peele. El modo de presentación del trampantojo, sin informarnos previamente de que es un fake, es brillante, una prueba empírica de que nos vamos a tragar algún que otro bulo como este en el futuro.

Nadie va a hacer un video de ti. Para poder producir resultados efectivos con esta herramienta, un motor basado en una red neuronal, es necesario entrenar las correlaciones gestuales con horas de vídeo de la persona a imitar. Es por eso que sólo podrán ser víctimas de estos robos las personas muy habituadas a aparecer en los medios. Actores y actrices. Youtubers. El Papa. Michael Jackson. Obama. Este coste de inversión es también el motivo por el que los fakes de este estilo aún no se han popularizado, pero para 2020 ya estaremos ahí.

El porno de Scarlett Johansson. Los otros clips de experimentación con el DeepFake que han llegado a las noticias son de naturaleza sexual. Etiquetarlos como inquietantes igual es quedarse corto. Poco han tardado los aficionados en colocar el rostro y las expresiones de actrices hollywoodienses famosas a estrellas del mundo del entretenimiento adulto. Esto provocará seguramente nuevos escenarios legales y comerciales para las superestrellas y, sí, un problema gordo para las jóvenes promesas como Millie Bobby Brown.

Marionetas del futuro: Ari Folman hizo virar la novela El Congreso de futurología del escritor Stanisław Lem hacia un terreno menos maltusiano/satírico y más post-biológico en su película El Congreso. La parte que nos interesa: una diva en decadencia cede sus derechos de imagen para que otros se valgan de su starpower y sigan vendiendo filmes protagonizados por una versión de sí misma eternamente joven. En la realidad, que no la ficción, algo parecido ya le ha ocurrido a Audrey Hepburn, Peter Cushing o Peter Walker.

La ley californiana de 1984: la industria cinematográfica está preparadísima para el salto post-humano del cine. Es esta ley la que permite a los estudios valerse de los acuerdos de cesión de imagen de los actores y actrices en determinados papeles de su pasado por un máximo de 50 años después de su muerte, fórmula ampliada ahora hasta los 70 años póstumos, como ocurre con los derechos de autor de obras como películas o libros.

Los audios de WhatsApp, también: Adobe estaba desarrollando un software que imita la voz de una persona a partir de unas pocas grabaciones.

¿Y qué pasa con las fake news? ¿Va a permitir esto una mayor manipulación de la opinión pública? ¿Seremos víctimas de campañas que interfieran en nuestras decisiones haciéndonos creer que nuestros políticos han dicho o hecho cosas que jamás se dijeron o hicieron? Habrá que estar vigilantes, lo mismo que en 1860 o en 1940. La práctica propagandística lleva con nosotros muchos, muchos años.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio